- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Inés reina después de muerta

d.b

ALCOBAÇA. Tras el asesinato de Inés, la insurrección de don Pedro no se hace esperar. Unido a los hermanos Castro, inicia una guerra contra su padre el Rey Alfonso IV, al que culpa de haber degollado a su amante. Pero la reina madre Beatriz intercede y la venganza se paraliza. El Infante se caga con el perdón que confiere a los asesinos y firma la paz con el Rey; pero en verdad todo es una estratagema inteligente, pues prefiere esperar el momento adecuado y no precipitarse.
Como bien dijimos en capítulos anteriores, el Infante no compartía lecho conyugal solamente con Inés, sino que tenía otras prostitutas a las que se beneficiaba. Así ocurre que en 1357 nace un nuevo hijo bastardo de Pedro con una de sus damas de compañía. Pese a ello, el escándalo no fue considerado como tal, pues en la Corte se entendió como una buena señal de que Pedro había olvidado plenamente a su difunta y querida Inés. En ese mismo año, fallece el Rey Alfonso IV y el Infante sube por fin al trono. La historia empieza a cambiar.


En 1360, cinco años después de la muerte de Inés, el ya Rey Pedro I declara a toda Portugal que se había casado en secreto con la española años atrás. Es entonces, cuando los principales instigadores del asesinato, los dos señores enemigos de los Castro, llamados Alonso Gonçálvez y Pedro Coelho, son ajusticiados y ejecutados en Santarém por orden de don Pedro. La leyenda cuenta (no se ha podido testimoniar como real) que Pedro se comió los corazones de los asesinos con cebolla y vinagre, en una escena macabra que confirmaría la locura y excesos del Infante ya proclamado Rey.


Alvorada de anjos desafiando os lobos
o sol cavando grutas na face de teus beijos
e pedro oh pedro cantando a tua morte até à morte
pedro caçando as corças que olharam o teu corpo
pedro deitado nos teus gestos em teus gemidos em teu espasmo
bebendo a tua boca até à sede
oho inês inês teus seios tremendo água acariciados
em silêncio
as mãos de teu amante erguendo-se doirando a tua carne
ó minha rainha princesa até na morte
inês da fome dos meus gestos
eu ajoelho perante a tua boca agora fria
enlouqueço o peito o sexo o rosto as lágrimas
e arranco o coração dos matadores
pelas costas da manhã.

-por Joaquim Pessoa-



También, mandó trasladar los restos mortales de Doña Inés desde el Monasterio de Santa Clara de Coimbra donde descansaba desde hacía años, hasta el Monasterio de Alcobaça, un larguísimo trayecto que nunca se viera antes ni después en Portugal y en el cual fue adorada por miles y miles de portugueses. Después, según la tradición popular, Pedro hizo colocar el cadáver de su esposa en un trono preparado al efecto. Le colocó sobre el cráneo la corona regia y obligó a toda la Corte a besar la descarnada mano de la reina muerta, allí en el Monasterio de Alcobaça, en donde descansa desde entonces al lado de la tumba de su amado Pedro, que moriría en 1367. El mausoleo de ambos situado en esta maravillosa región es a día de hoy una de las visitas obligadas y más gratificantes que se pueden hacer en Portugal. Y el cuento de putas convertido en hadas aquí se acabó.


Era pedra e sobre essa pedra
Ergueu-se o templo do amor atroz.
Ele de fogo, ela a cordeira
Toda cordura chamando a algoz.

Sangram as tubas: Inês é morta!
Em meigo mito transmuta-a o pranto
Do ermo amante que erra sozinho
No seu deserto de diamante.

Nem ar sangrento buscam seus olhos
Do corpo amado desfeitas pérolas;
E como fera coroa os ossos
Da formusura que ao alto o espera.

E em desatino da paixão lusa,
Perdida a alma que em Inês tinha,
O fim do mundo ficou esperando


Aos pés da morta, sua rainha.

-por Natália Correia-



La última puerta en el círculo de los poetas muertos.

Fonte das Lagrimas Fuente de los Amores

d.b

COIMBRA. Malos augurios se ciernen sobre Pedro e Inés en Coimbra. Como si el destino les tuviese designado una catástrofe inevitable, el matrimonio empieza a ver fantasmas a su alrededor, malos presagios que se apoderan por momentos de Pedro e Inés, inundando un temor supersticioso el corazón de ambos, sobre todo tras el ataque de un viejo perro negro, de aspecto feroz, poseído por alguna fuerza extraña, con una cólera desorbitada, un brillo demoníaco en los ojos y echando espuma por la boca.


La ciudad de Coimbra miraba con muy malos ojos la relación de Pedro e Inés, hasta el punto que el Infante de Portugal apenas convivía con su mujer, para no levantar la ira del pueblo y de la Iglesia. Tal era el caso, que Pedro enviaba mensajes de amor a Inés en barquitas pequeñas a través de un pequeño riachuelo que llegaba a la altura del monasterio de Santa Clara, próximo a Paço da Rainha, donde residía Inés con sus cuatro hijos. Y es que la Iglesia, cual Judas reencarnada, fue en esos momentos el mejor confidente del Rey Alfonso IV al que dio buena cuenta de todo lo que acaecía allí entorno a los amores prohibidos y secretos de su hijo con la que llegaría a ser catalogada con los siglos como musa de la poesía.




Sangue de Inês…- A santa ingenuidade,
De quem vive a sonhar, por muito amor!
- Portugal é uma fonte de saudade-
Toda triste e saudosa a recordar…


Sangue de Inês que, morta, foi rainha,
E teve altar no amor dos amorosos,
E que passa ao luar, branca e sozinha
Entre a sombra dos troncos silenciosos…


Cedros velhos que os vistes, – cedros velhos
Que tanta vez os vistes de joelhos,
Extasiados, trémulos de Amor!…


Há paisagens que são almas rezando……
E aqui vangueiro almas recordando,
Encantadas, ao redor...


-por Augusto Casimiro-


Para no levantar sospechas, Pedro se veía en secreto con Inés en un pequeño bosque cerca de Paço da Rainha, que albergaba dos fuentes, desgraciadamente convertidas en legendarias gracias a ellos. Nos referimos a la Fonte dos Amores (Fuente de los Amores) y Fonte das Lagrimas (Fuente de las Lágrimas). La primera, lugar donde la pasión entre los amantes se desataba y mantenían relaciones sexuales. La segunda, donde Inés fue asesinada un 7 de enero de 1355, día en el que el Rey de Portugal aprovechó que su hijo estaba de cacería para hacer una visita personal a Inés de Castro. Tras escuchar las súplicas de una Inés atemorizada que no comprendía el motivo de su presencia y que temía un nuevo escarmiento, Alfonso IV marchó sin castigarla y ella quedó aliviada, tras lo cual decidió marchar a la Fonte dos Amores a esperar a su amado Pedro y contarle lo sucedido. Pero un séquito de caballeros del monarca regresaron y cumplieron su cometido, acuchillando a Inés en la Fonte das Lagrimas, cuyas piedras todavía hoy de color rojo se supone que representan la sangre derramada por ella.

La leyenda cuenta que cuando la niebla del río Mondego flota entre los árboles, los espíritus de Inés y Pedro pasean juntos sin que nadie los vea por el bosque (hoy día convertidos en jardines). Una historia muy rentable y lucrativa que cuenta con hotel de lujo incluido, Quinta das Lagrimas, que cobra la entrada para visitar la escena del crimen. Pero muerta nuestra protagonista, la verdadera historia y leyenda de Inés de Castro sólo hizo comenzar...


As filhas do Mondego a morte escura
longo tempo chorando memoraram,
e por memoria eterna em fonte pura
as lagrimas choradas transformaram.
O nome lhe poseram, que inda dura,
dos amores, de Ignês, que alli passaram.
Vêde que fresca fonte rega as flores,
que lagrimas saõ agua, e o nome amores.


-por Luís Vaz de Camões (canto 3, est. 135 de Lusiadas)-


Repasa todas las "muertes" poéticas en:
http://lapollaenverso.blogspot.com/search/label/muerte
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas más leídas / Most read posts

Elige tu palabrostia de la RAE / Choose your RAE eroticword

abulia (1) acosador (1) acto sexual (1) adicta (1) affaire (1) after hour (1) agrio (1) ahogarse (1) alcohol (1) alquimista (1) amante (6) anarquía (1) anillos (2) ano (4) anorexia (1) apocalipsis (1) asesinado (6) asesino (2) babas (1) bala (1) bdsm (1) becaria (1) besos (8) boca (4) bondage (1) borderline (1) bragas (3) bragueta (1) brujas (1) buitre (1) butanero (1) cabrón (2) cadáver (2) cagar (7) calavera (5) calzones (1) cama (2) capullo (1) carne (1) caudillo (1) cazzo (1) celos (2) cerdos (1) chichi (1) chingar (1) chocho (1) Chueca (2) chumino (1) chupacabras (1) chupar (3) cigarro (1) cipote (2) clítoris (1) coca (1) cojones (8) colegiala (1) concha (1) condones (2) conejita (1) coño (11) coños (1) corrida (5) cuerpo (1) culo (13) daikiri (1) dedo (2) demonio (4) desamor (1) desear (1) desnuda (1) desnudarse (1) desnudo (6) desvirgar (3) dong (1) drogas (4) embarazada (2) embarazo (1) empalmar (1) engañar (1) erotismo (2) esclavitud (1) espantaruja (1) esqueleto (1) extasis (1) eyaculación (1) falo (1) fantasmas (1) felatio (1) feminidad (1) follamigo (1) follar (12) francés (1) friki (1) fuego (1) gatillazo (5) gay (1) gay-trinar (1) gemidos (1) gilipollas (2) ginecóloga (1) goma (1) gozo (5) herpes (1) hijo puta (3) himen (1) homosexual (1) hostia (6) huevos (3) jacuzzi (1) joder (3) kokichuelo (1) krispis (1) labios (1) lasciva (2) leathers (1) lecho (1) lefa (2) leopardo (1) lesbianas (1) levitar (2) loca (1) machos (1) mamón (1) mancillar (1) maricones (2) mariquita (2) masturbarse (3) mearse (3) meneársela (2) menstruación (1) mierda (3) minchia (1) misógino (1) mocos (1) morbo (1) nabo (1) nihilismo (1) nudismo (1) orgasmos (2) orgiástico (1) pandero (1) pantaruja (2) parida (3) pasión (2) pecado (5) pecho (2) pechos (6) pederastas (1) pedos (1) pelotas (1) pene (7) penetrar (1) perra (1) pezón (1) picante (1) piercing (1) pilila (1) pis (1) pisello (1) pito (2) placer (1) Playboy (1) podrida (1) polla (13) polvo (2) popper (1) porno (4) preservativos (2) prostituta (7) puta (20) rabo (5) ramera (2) roce (1) sado (2) salas X (2) sangre (3) semen (3) senos (1) sex shop (1) sexo (13) show (1) sida (1) silicona (1) sobaco (2) soplamocos (1) sostén (1) suicidio (3) sumiso (1) swinger (1) tabú (1) tatuaje (1) testículos (1) tetas (7) tiesa (1) tranca (1) transverberación (1) travesti (1) uccello (1) vagina (3) vedettes (1) vengarse (2) verde (1) verga (1) vicio (1) violación (3) virgen (2) vomitar (1) yan-ken-po (1) zoofilia (1)

Descubre dónde se prohibe escribir / discover where it is forbidden to write