- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Un casamiento secreto tras cuatro hijos paridos

d.b
BRAGANÇA. El comienzo del fin puede tener su origen no sólo en la rebeldía y desobediencia del Infante Don Pedro hacia su padre, el Rey, sino también en la gran descendencia que empieza a tener con Doña Inés, unido a la cabezonería y empeño de ambos por casarse, que era considerado como una amenaza para el régimen monárquico establecido en Portugal. Y es que la hermosa Inés era hija bastarda del poderoso hidalgo gallego, venido a menos, Pedro Fernández de Castro. Además, tenía dos hermanos, Álvaro Pires de Castro y Fernando de Castro, que no escondían sus ambiciones de poder. En Castilla, partiendo del señor de Alburquerque, que se había opuesto contra el soberano castellano, tendían a enredar y contribuir a la mala relación entre Portugal y Castilla, con el fin de someter bajo su influencia los dos reinos peninsulares. Para ello, consiguieron que Don Pedro se declarase pretendiente de las coronas de León y Castilla, lo que disgustaba al Rey Alfonso IV, que consideraba un mal presagio para la paz interna del país.

Por aquel entonces, una peste asola Portugal, junto con una crisis económica de caballo (como en la actualidad) lo que sirve al Rey Alfonso IV para poder difamar el buen nombre de los Castro (incluida Inés) culpándolos de todos los males. A ello también ayuda el segundo y tercer hijo (Juan y Dinis), que Inés tiene con Pedro en Moledo y Atouguia. En este clima de presión, el Infante decide proteger a su amada trasladándola a los alrededores de Oporto, hacia Canidelo, donde dará a luz a su cuarto descendiente y primera hija, Beatriz. Mientras tanto, el descontento aumenta a medida que el escándalo de los amores adúlteros continúa... Por ello, se trasladan por enésima vez en pos de su seguridad, ahora hacia Coimbra, a una finca próxima al Monasterio y Convento de Santa Clara, que lleva por nombre: Paço da Rainha. Pero antes, posiblemente entre 1354 y 1355, Inés y Pedro se casan en secreto en Braganza, consiguiendo, por fin, ser su esposa, lo que suponía, por un lado, dejar de ser la puta mayor del reino y, por otro lado, limpiar así su reputación. Pero tenía que esperar para hacerse público...

Matinas em Santa Clara.
Dando ao dia o seu bom dia,
ainda meio dormida,
Inês, ouvindo-as, sorria.

Sonhara um sonho tão lindo!
De aí a vaga alegria
que mostrava... Vaga e estranha,
pois sempre triste se via
a fermosinha gentil
que, por amor, padecia.

Não que ela em vao berm-quisesse!
Isso, não: -reconhecia
que Pedro, luz de seus olhos,
de todo lhe pertencia.

-por Silva Tavares-.

Según se van produciendo los acontecimientos, las cosas empiezan a cambiar mucho. Don Pedro, dominado por los hermanos de Doña Inés, les nombra Condestables del Reino, lo que supone una amenaza para los notables de la Corte, que creen que la única solución es acabar con la vida de Inés, y así se lo hacen saber al Rey. Éste, dividido entre la razón del Estado y el sentimiento familiar hacia su hijo, cede finalmente a las pretensiones de sus consejeros, ante el peligro de que los Castro asesinen al primogénito de Don Pedro y Doña Constanza, el Infante Don Fernando, futuro rey de Portugal. Pero lo que parece ser el detonante de la decisión del Rey de ejecutar a Inés, es el rumor extendido en la Corte, de que Pedro e Inés se habían casado en secreto, contra la voluntad de la Iglesia y del Reino de Portugal. Se masca la tragedia...

Estavas, linda Inês, posta em sossego,
De teus anos colhendo doce fruito,
Naquele engano de alma, ledo e cego,
Que a Fortuna não deixa durar muito,
Nos saudosos campos do Mondego,
De teus fermosos olhos nunca enxuito,
Aos montes insinando e às ervinhas
O nome que no peito escrito tinhas

Do teu Principe ali te respondiam
As lembranças que na alma lhe moravam,
Que sempre ante seus olhos te traziam,
Quando dos teus fermosos se apartavam;
De noite, em doces sonhos que menriam,
De dia, em pensamentos que voavam;
E quanto, enfim, cuidava e quanto via
Eram tudo memórias de alegria...

-por Luís Vaz de Camões-

Para abrir boca, aquí el crimen perfecto de Ana Manzana:
http://lapollaenverso.blogspot.com/2007/06/ana-manzana-un-poema-una-rosa.html

El matrimonio prohibido por el Papa

d.b

LOURINHA. Los escandalosos encuentros entre Pedro e Inés en Alburquerque llegan a cuentagotas a la Corte, donde un rumor va además cogiendo forma: el posible embarazo de Inés de Castro. La noticia cae como una bomba en Doña Constanza, que también embarazada, está esperando el tercero de sus hijos con Pedro. El disgusto provoca un repentino parto y Doña Constanza muere. Pedro se entera en Extremadura de la tragedia y sale corriendo hacia Portugal, temiendo que haya sido un suicidio y que el bebé haya muerto también. Pero su tercer hijo, Fernando, nace vivo, recuperándose, no sin problemas. Así, llegada la calma, Pedro ve en la muerte de su esposa la liberación definitiva, preso de un matrimonio que ni había buscado ni deseado. Pero no lo tendrá nada fácil...


Los problemas se irán multiplicando para Pedro, que quiere traer de nuevo a Portugal a su amante Inés, tarea casi imposible, puesto que el embarazo de la prostituta gallega es ya un hecho y ello no facilita su entrada en la Corte, debido en primer lugar a la ya sabida oposición de su padre, el Rey Alfonso IV, que la había exiliado, y en segundo lugar, al escándalo que supondría, por estar reciente la muerte de su esposa Constanza. A pesar del panorama, Pedro se arriesga y adentra a Inés hasta Moledo, cerca de Lourinha, un pueblecito marítimo de Portugal, donde la instala para poder pasar mucho tiempo con ella, al no estar muy lejos de la Corte. Allí junto al mar, Pedro recita versos a su amada Inés, como buen trovador que era, al igual que su abuelo Don Dinis lo había sido...




Amor imenso que tambén é cego
Amor que torna os homens imortais

Inês Inês distância a que não chego.

Os teus gestos são verde. Os teus braços

São gaviotas poisadas no regaço

Dum mar azul turquesa intemporal.

-Ary Dos Santos-


Pero como el verso de Ary Dos Santos que hemos reproducimos, el amor entre Pedro e Inés, es, sobre todo, ciego, o mejor dicho, ciega, refiriéndonos exclusivamente a ella, al creer que es ahora la única mujer que tiene Pedro, una vez muerta Constanza. Nada más lejos de la realidad, pues aun siendo la preferida, el Infante sigue teniendo en la Corte a otras mujeres con las que se acuesta. Inés lleva por tanto una buena cornamenta sin saberlo, unos cuernos como los que tienen los toros con los que ambos disfrutan en Moledo, en un toril construido para el ocio, donde pasarán los momentos más maravillosos de su vida.

Los habitantes del pueblo no tardarán mucho en enterarse de la presencia de su nueva vecina, viéndola con muy malos ojos, sobre todo, cuando ella da a luz a su primer hijo, Alfonso. Cuando la mala nueva llega a oídos del Rey, éste entra en cólera y pide explicaciones a su hijo Pedro. En una acalorada discusión, el Infante pide permiso a su padre para poder casarse con Inés. El Rey Alfonso no sólo se lo prohíbe, sino que interfiere proponiéndole un nuevo matrimonio de conveniencia. Pero su hijo, que no quiere entrar en razón, le da un ultimátum: se casará con Inés, quiera el Rey o no quiera. Alfonso viendo que no puede convencer a Pedro, mandará a Lourinha al mismísimo Papa para que no le de permiso al Infante para casarse con su prima Inés de Castro, con la amenaza de excomulgarle. El disgusto es grande entre Pedro e Inés, que pese a ello, deciden continuar su relación sin el consentimiento de nadie. Como contrapartida, Inés se quedará nuevamente preñada, provocando un nuevo altercado en la Corte... .


Tua voz parece

provir da uva


(talvez mais úmida),


Inês obscura,


doce reclusa,


celeste e una.


Ó vida humana


dentro do sonho.


Ó vida humana


com uva funda


de pesadelo.


Formoso o ventre


que te modula,


urna do tempo


sobre esta mula


de noites lentas.


-Carlos Nejar-

Duelo místico de santos. Para no perdérselo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas más leídas / Most read posts

Elige tu palabrostia de la RAE / Choose your RAE eroticword

abulia (1) acosador (1) acto sexual (1) adicta (1) affaire (1) after hour (1) agrio (1) ahogarse (1) alcohol (1) alquimista (1) amante (6) anarquía (1) anillos (2) ano (4) anorexia (1) apocalipsis (1) asesinado (6) asesino (2) babas (1) bala (1) bdsm (1) becaria (1) besos (8) boca (4) bondage (1) borderline (1) bragas (3) bragueta (1) brujas (1) buitre (1) butanero (1) cabrón (2) cadáver (2) cagar (7) calavera (5) calzones (1) cama (2) capullo (1) carne (1) caudillo (1) cazzo (1) celos (2) cerdos (1) chichi (1) chingar (1) chocho (1) Chueca (2) chumino (1) chupacabras (1) chupar (3) cigarro (1) cipote (2) clítoris (1) coca (1) cojones (8) colegiala (1) concha (1) condones (2) conejita (1) coño (11) coños (1) corrida (5) cuerpo (1) culo (13) daikiri (1) dedo (2) demonio (4) desamor (1) desear (1) desnuda (1) desnudarse (1) desnudo (6) desvirgar (3) dong (1) drogas (4) embarazada (2) embarazo (1) empalmar (1) engañar (1) erotismo (2) esclavitud (1) espantaruja (1) esqueleto (1) extasis (1) eyaculación (1) falo (1) fantasmas (1) felatio (1) feminidad (1) follamigo (1) follar (12) francés (1) friki (1) fuego (1) gatillazo (5) gay (1) gay-trinar (1) gemidos (1) gilipollas (2) ginecóloga (1) goma (1) gozo (5) herpes (1) hijo puta (3) himen (1) homosexual (1) hostia (6) huevos (3) jacuzzi (1) joder (3) kokichuelo (1) krispis (1) labios (1) lasciva (2) leathers (1) lecho (1) lefa (2) leopardo (1) lesbianas (1) levitar (2) loca (1) machos (1) mamón (1) mancillar (1) maricones (2) mariquita (2) masturbarse (3) mearse (3) meneársela (2) menstruación (1) mierda (3) minchia (1) misógino (1) mocos (1) morbo (1) nabo (1) nihilismo (1) nudismo (1) orgasmos (2) orgiástico (1) pandero (1) pantaruja (2) parida (3) pasión (2) pecado (5) pecho (2) pechos (6) pederastas (1) pedos (1) pelotas (1) pene (7) penetrar (1) perra (1) pezón (1) picante (1) piercing (1) pilila (1) pis (1) pisello (1) pito (2) placer (1) Playboy (1) podrida (1) polla (13) polvo (2) popper (1) porno (4) preservativos (2) prostituta (7) puta (20) rabo (5) ramera (2) roce (1) sado (2) salas X (2) sangre (3) semen (3) senos (1) sex shop (1) sexo (13) show (1) sida (1) silicona (1) sobaco (2) soplamocos (1) sostén (1) suicidio (3) sumiso (1) swinger (1) tabú (1) tatuaje (1) testículos (1) tetas (7) tiesa (1) tranca (1) transverberación (1) travesti (1) uccello (1) vagina (3) vedettes (1) vengarse (2) verde (1) verga (1) vicio (1) violación (3) virgen (2) vomitar (1) yan-ken-po (1) zoofilia (1)

Descubre dónde se prohibe escribir / discover where it is forbidden to write