- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

San Juan y Santa Teresa (tercer combate de dolor)

d.b
MADRID. Después del amor y del gozo, el dolor y la agonía se apoderan de los santos con kilómetros de separación de por medio. San Juan, un hombre débil y pacífico, se ha llenado de valentía tras sus contactos y levitaciones con Santa Teresa y decide iniciar la reforma del Carmen en Duruelo (Ávila) en 1568. A los pocos años es perseguido, secuestrado, maltratado y encarcelado en Toledo. Teresa, que no puede reprimir su ausencia, escribe: «Alguien inteligente es sencillo y sumiso, porque ve sus faltas y comprende que tiene necesidad de un guía».



La Santa no es menos que San Juan y entre 1567 y 1574 recorre media España fundando conventos. Pero su paz interior se vuelve suplicio, tormentos que le asedian, apaciguados con autoflagelaciones y paranoias como vías de escape al dolor profundo que Teresa lleva agarrado al pecho. Su sufrimiento se torna muchas veces en odio y resentimiento, por eso dice: «La experiencia me ha enseñado lo que es una casa llena de mujeres. Dios nos guarde de ese mal». Y hasta su letra varía y empieza a denotar la locura, la misma que le hace conversar incluso con San José el Parlero. El nuncio Felipe Sega la calificará de «monja inquieta, andariega, desobediente y contumaz».





La Santa escribe a Felipe II y al Papa para que no permitan las penurias que está viviendo San Juan (que se muere de hambre en la cárcel) y pongan fin a los conflictos entre descalzos y calzados. Pero el santo no tarda mucho tiempo en fugarse, nueve meses. La santa cae en desgracia y será ahora ella la perseguida, cinco años, hasta que por fin, el rey, primero, y después el Papa, autorizan la erección en provincia independiente de las dos ordenes. La alegría llega a los dos santos con reencuentros explosivos, el último de ellos en Granada, en 1581, donde viajan para que San Juan funde otro convento. Será allí la última vez que estén juntos. Al año siguiente Santa Teresa de Jesús muere en Alba de Tormes con el «Cántico Espiritual» en la mano, los versos escritos por su amado San Juan.


El duelo místico concluye aquí. ¿Quién mandó?


«En la profesión de Isabel de Los Ángeles» de Santa Teresa de Jesús:


Sea mi gozo en el llanto,
sobresalto mi reposo,
mi sosiego doloroso
y mi bonanza el quebranto.

Entre borrascas mi amor,
y mi regalo en la herida,
esté en la muerte mi vida,
y en desprecios mi favor.

Mis tesoros en pobreza
y mi triunfo en pelear,
mi descanso en trabajar
y mi contento en tristeza.

En la oscuridad mi luz,
mi grandeza en puesto bajo,
de mi camino el atajo
y mi gloria sea la cruz.


Mi honra el abatimiento
y mi palma el padecer,
en las menguas mi crecer
y en menoscabos mi aumento.

En el hambre mi hartura,
mi esperanza en el temor,
mis regalos en pavor,
mis gustos en amargura.

En olvido mi memoria,
mi alteza en humillación,
en bajeza mi opinión,
en afrenta mi victoria.

Mi lauro esté en el desprecio,
en las penas mi afición,
mi dignidad el rincón
y la soledad mi aprecio.

En Cristo mi confianza,
y de él solo mi asimiento,
en sus cansancios mi aliento,
en su imitación mi holganza.

Aquí estriba mi firmeza,
aquí mi seguridad,
la prueba de mi verdad,
la muestra de mi fineza.




Fragmento de «Cántico Espiritual» de San Juan de la Cruz:


Esposa:

¿Adónde te escondiste,
Amado, y me dejaste con gemido?
Como el ciervo huiste,
habiéndome herido;
salí tras ti, clamando, y eras ido.
Pastores, los que fuerdes
allá por las majadas al otero,
si por ventura vierdes
aquel que yo más quiero,
decilde que adolezco, peno y muero.

Buscando mis amores
iré por esos montes y riberas,
ni cogeré las flores,
ni temeré las fieras,
y pasaré los fuertes y fronteras.




2 huevos bien puestos:

Maykel González Vivero dijo...

d.b, he disfrutado mucho la lectura de esta serie sobre Santa Teresa y San Juan. Ahora, optar por la preeminencia mística de uno sobre otro es engorroso, y a la vez comprometedor. Es que no contamos con suficientes indicios para pronunciarnos, estoy seguro. San Juan escribió, sin abusar de la retórica de su siglo, a pesar de la vetusta tropología alegórica de la Edad Media, algunos de los textos más inspirados de la poesía hispánica de todos los tiempos; y además, lo hizo con verdadera maestría de poeta, en él se manifestaron unánimes la revelación y el don de comunicarla con belleza. Teresa, en cambio, mujer mucho más viril que su buen padre confesor, escribió versos menos sublimes, más cercanos a las jaculatorias que sus monjas hubiesen repetido; la Santa en su expresión es una mujer de "a pie", y su mejor poesía hay que buscarla en el "Las Moradas", que son sencillamente sobrecogedoras. Sin embargo, la lectura de Teresa que he disfrutado más es su autobiografía, donde también se expresa con llaneza y es una maravillosa escritora que nunca se propuso serlo, feliz paradoja que señala en un ensayo Cintio Vitier. En cuanto a sentido práctico y dotes organizativas, pese a los trances visionarios, Teresa supera a Juan de Yepes. Me encanta, por simple y profunda, su voluntad de ver a Dios en los pucheros; no olvido una de las recomendaciones a sus monjas, que no protesten por la comida si está mala, les dice para agregar luego -cito de memoria- que recuerden en ese caso la hiel y el vinagre que hicieron beber a Cristo. La del gran testimonio, sin duda es Teresa; a San Juan por su parte, le hizo falta frecuentarla para levitar, y salió en pos de su reforma luego del acicate teresiano, sin embargo, pude ofrecer la mejor síntesis poética. En este duelo hubo comunión; creo que si fuéramos a hablar de duelo nunca debiéramos plantearlo entre ambos sino como un duelo de los santos con Dios por lo divino.
He disfrutado sobremanera leerte, y pienso seguir haciéndolo.
Saludos insulares.

Imilce dijo...

Me ha encantado. Visité su museo hace poco el Alba de Tormes.

Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas más leídas / Most read posts

Elige tu palabrostia de la RAE / Choose your RAE eroticword

abulia (1) acosador (1) acto sexual (1) adicta (1) affaire (1) after hour (1) agrio (1) ahogarse (1) alcohol (1) alquimista (1) amante (6) anarquía (1) anillos (2) ano (4) anorexia (1) apocalipsis (1) asesinado (6) asesino (2) babas (1) bala (1) bdsm (1) becaria (1) besos (8) boca (4) bondage (1) borderline (1) bragas (3) bragueta (1) brujas (1) buitre (1) butanero (1) cabrón (2) cadáver (2) cagar (7) calavera (5) calzones (1) cama (2) capullo (1) carne (1) caudillo (1) cazzo (1) celos (2) cerdos (1) chichi (1) chingar (1) chocho (1) Chueca (2) chumino (1) chupacabras (1) chupar (3) cigarro (1) cipote (2) clítoris (1) coca (1) cojones (8) colegiala (1) concha (1) condones (2) conejita (1) coño (11) coños (1) corrida (5) cuerpo (1) culo (13) daikiri (1) dedo (2) demonio (4) desamor (1) desear (1) desnuda (1) desnudarse (1) desnudo (6) desvirgar (3) dong (1) drogas (4) embarazada (2) embarazo (1) empalmar (1) engañar (1) erotismo (2) esclavitud (1) espantaruja (1) esqueleto (1) extasis (1) eyaculación (1) falo (1) fantasmas (1) felatio (1) feminidad (1) follamigo (1) follar (12) francés (1) friki (1) fuego (1) gatillazo (5) gay (1) gay-trinar (1) gemidos (1) gilipollas (2) ginecóloga (1) goma (1) gozo (5) herpes (1) hijo puta (3) himen (1) homosexual (1) hostia (6) huevos (3) jacuzzi (1) joder (3) kokichuelo (1) krispis (1) labios (1) lasciva (2) leathers (1) lecho (1) lefa (2) leopardo (1) lesbianas (1) levitar (2) loca (1) machos (1) mamón (1) mancillar (1) maricones (2) mariquita (2) masturbarse (3) mearse (3) meneársela (2) menstruación (1) mierda (3) minchia (1) misógino (1) mocos (1) morbo (1) nabo (1) nihilismo (1) nudismo (1) orgasmos (2) orgiástico (1) pandero (1) pantaruja (2) parida (3) pasión (2) pecado (5) pecho (2) pechos (6) pederastas (1) pedos (1) pelotas (1) pene (7) penetrar (1) perra (1) pezón (1) picante (1) piercing (1) pilila (1) pis (1) pisello (1) pito (2) placer (1) Playboy (1) podrida (1) polla (13) polvo (2) popper (1) porno (4) preservativos (2) prostituta (7) puta (20) rabo (5) ramera (2) roce (1) sado (2) salas X (2) sangre (3) semen (3) senos (1) sex shop (1) sexo (13) show (1) sida (1) silicona (1) sobaco (2) soplamocos (1) sostén (1) suicidio (3) sumiso (1) swinger (1) tabú (1) tatuaje (1) testículos (1) tetas (7) tiesa (1) tranca (1) transverberación (1) travesti (1) uccello (1) vagina (3) vedettes (1) vengarse (2) verde (1) verga (1) vicio (1) violación (3) virgen (2) vomitar (1) yan-ken-po (1) zoofilia (1)

Descubre dónde se prohibe escribir / discover where it is forbidden to write