- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Poesía erótica de Miguel Hernández (5ª columna)

d.b
MADRID. Seguro que existen multitud de ejemplos similares que se quedan en el tintero, y que son tan asquerosamente románticos como los que sí se han reproducido en estas cinco columnas. Para finalizar la serie, no se me ocurre nadie mejor que un poeta de pueblo, un hombre encarcelado por expresar sus ideas en una España revuelta que dio lugar a la trágica Guerra Civil.






Miguel Hernández, que murió a los 36 años, escribió poco antes de su muerte, en su libro «El hombre acecha» un poema a «Los hombres viejos». Las estrofas que a continuación reproducimos -censuradas en el franquismo- vienen a corroborar la transformación en odio de todo lo anterior visto, con metáforas directas que dejan de serlo entre imágenes impactantes cargadas de dolor y resentimiento:



Nacen puestos de gafas,

y una piel de levita,

y una perilla obscena de culo de bellota,

y calvos, y caducos. Y nunca se les quita

la joroba que dentro del alma les explota.


(...)


Retretes de elegancia, cagan correctamente:

hijos de puta ansiosos de politiquerías.


(...)


Una congregación de gallardas jorobas

con callos y verrugas al borde del retrete.


(...)


Saludáis con el ano, no arrugáis nunca el traje,

disimuláis los cuernos con laureles de lata.


(...)


Valoran a los hombres por el precio del traje,

cagan, y donde cagan colocan una fecha.


(...)


Y concedéis los pedos por audiencia de un lado,

mientras del otro lado jodéis, meáis a veces.


(...)


Es humillar al prójimo su más noble deseo

y el esfuerzo mayor le hacen meando a pulso.


(...)


Putonas de importancia, miden bien la sonrisa

con la categoría que quien las trata encierra:

políticas jetudas, desgastan la camisa

jodiendo mientras hablan del drama de la guerra.


(...)


Los veréis sumergidos entre trastos y coños

internacionalmente pagados, conocidos:

pasear por Ginebra los cojones bisoños

con cara de inventores mortalmente aburridos.



María Schneider y Marlon Brando en 4ª columna

d.b
MADRID. La literatura y el cine, diálogos que son lírica en boca. El sadismo llevado al summum, en una de las escenas más asquerosamente románticas y poéticas, que salta del papel a la gran pantalla. Marlon Brando y María Schneider interpretan en «El último tango en París» un cuadro ilustrativo de lo que puede llegar a significar las promesas ciegas por la pasión que se realizan un hombre y una mujer en el clímax del acto sexual. Reproduzco debajo de la foto el diálogo al que me refiero:





-Voy a buscar un cerdo. Voy a traer un cerdo para que te haga el amor y quiero que el cerdo te vomite en la cara, y tú te tragues su vomitera. ¿Lo harás por mí?
-Sí, sí.
-Quiero que el cerdo se muera mientras tú le haces el amor y que tengas que ir detrás de él enganchada oliendo a sus pedos de cerdo moribundo. ¿Harás todo eso por mí?
-Sí, más aún y peor.


La tragedia que a veces llega con el insulto es la que hace que la idoneidad y el idealismo anterior adquieran con un lenguaje soez el verdadero destino que dicta el romanticismo, nos referimos a la muerte. Y es que la película de Bertolucci finaliza con el asesinato de la mujer protagonista a cargo de su amante. Sin ir más lejos Joaquín Sabina en su canción «Contigo», que recogimos en «El Duelo» también da buena cuenta del tráfico final que se avecina cuando escribe: «Y morirme contigo si te matas / y matarme contigo si te mueres / porque el amor cuando no muere mata / porque amores que matan nunca mueren». Además de esto, aquí un soneto del cantante asquerosamente romántico:


«En horas de oficina»


La sexi star de anonima vagina
folla con la rutina de las putas,
come pollas en hora de oficina,
gana mas en propinas que en minutas.
Se engaña usted si empaña lo que digo,
patrona de las pajas del poeta,
en nombre del deseo te bendigo,
menos tuvo Romeo con Julieta.
¿que seria de mi sin ese culo
que profana la ley del disimulo
conyugal cuando el sexo es un adorno?
Convicto de ascensores sin salida,
duermo mejor despues de una corrida
en los hoteles con canales porno.

Poemas de sexo y putas (3ª Columna)

d.b
MADRID. El amor como han podido comprobar se ha convertido en sexo, incluso llega alcanzar brotes de prostitución, que sale a escena en una sociedad que siempre la ha ocultado. Es la era del sadismo: el placer del dolor. Las prácticas sexuales alcanzan su plenitud en el siglo XVIII con el Marqués de Sade (en la foto), que escribe relatos pornográficos y lleva una vida de libertinaje con abusos y escándalos en los prostíbulos.



Nicolás Fernández de Moratín escribe en el siglo XIX «El arte de las putas», un libro de poesía que escandaliza a editores y burgueses por sus poemas eróticos, y que trata de iniciar a todos los amantes y convertirlos en personas salidas y desenfrenadas al más puro estilo clásico que dicta el romanticismo. Aquí unos versos:


Los barrios del Barquillo y Leganitos,

Lavapiés bajo y altas Maravillas

remiten a millares las chiquillas,

con achaque de limas y avellanas;

salado pasto a lujuriosas ganas.

También alrededor de los cuarteles

rondan los putañeros más noveles

las putas mal pagadas de soldados,

pues en Madrid hay más de cien burdeles

por no haber uno sólo permitido

como en otras ciudades, que no pierden

por eso; y tú, Madrid, nada perdieras,

antes menos escándalo así dieras.

(…)


No dejarán tu miembro descontento

las camaristas chicas del famoso

Paseo Verdegay de las Delicias

la Rosuela, Caturria y Medio Coño

(llaman así una moza del trabajo,

y en verdad que aunque chico, él es entero),


(…)


aquella a la cabeza, éstas al culo,

con la una mano y grande disimulo

te toma los testículos en peso

y al verte absorto, con el rabo tieso,

dirige a su bolsillo esotra mano

y de raíz te arranca si no aprietas

con tus manos las suyas, y sus tetas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas más leídas / Most read posts

Elige tu palabrostia de la RAE / Choose your RAE eroticword

abulia (1) acosador (1) acto sexual (1) adicta (1) affaire (1) after hour (1) agrio (1) ahogarse (1) alcohol (1) alquimista (1) amante (6) anarquía (1) anillos (2) ano (4) anorexia (1) apocalipsis (1) asesinado (6) asesino (2) babas (1) bala (1) bdsm (1) becaria (1) besos (8) boca (4) bondage (1) borderline (1) bragas (3) bragueta (1) brujas (1) buitre (1) butanero (1) cabrón (2) cadáver (2) cagar (7) calavera (5) calzones (1) cama (2) capullo (1) carne (1) caudillo (1) cazzo (1) celos (2) cerdos (1) chichi (1) chingar (1) chocho (1) Chueca (2) chumino (1) chupacabras (1) chupar (3) cigarro (1) cipote (2) clítoris (1) coca (1) cojones (8) colegiala (1) concha (1) condones (2) conejita (1) coño (11) coños (1) corrida (5) cuerpo (1) culo (13) daikiri (1) dedo (2) demonio (4) desamor (1) desear (1) desnuda (1) desnudarse (1) desnudo (6) desvirgar (3) dong (1) drogas (4) embarazada (2) embarazo (1) empalmar (1) engañar (1) erotismo (2) esclavitud (1) espantaruja (1) esqueleto (1) extasis (1) eyaculación (1) falo (1) fantasmas (1) felatio (1) feminidad (1) follamigo (1) follar (12) francés (1) friki (1) fuego (1) gatillazo (5) gay (1) gay-trinar (1) gemidos (1) gilipollas (2) ginecóloga (1) goma (1) gozo (5) herpes (1) hijo puta (3) himen (1) homosexual (1) hostia (6) huevos (3) jacuzzi (1) joder (3) kokichuelo (1) krispis (1) labios (1) lasciva (2) leathers (1) lecho (1) lefa (2) leopardo (1) lesbianas (1) levitar (2) loca (1) machos (1) mamón (1) mancillar (1) maricones (2) mariquita (2) masturbarse (3) mearse (3) meneársela (2) menstruación (1) mierda (3) minchia (1) misógino (1) mocos (1) morbo (1) nabo (1) nihilismo (1) nudismo (1) orgasmos (2) orgiástico (1) pandero (1) pantaruja (2) parida (3) pasión (2) pecado (5) pecho (2) pechos (6) pederastas (1) pedos (1) pelotas (1) pene (7) penetrar (1) perra (1) pezón (1) picante (1) piercing (1) pilila (1) pis (1) pisello (1) pito (2) placer (1) Playboy (1) podrida (1) polla (13) polvo (2) popper (1) porno (4) preservativos (2) prostituta (7) puta (20) rabo (5) ramera (2) roce (1) sado (2) salas X (2) sangre (3) semen (3) senos (1) sex shop (1) sexo (13) show (1) sida (1) silicona (1) sobaco (2) soplamocos (1) sostén (1) suicidio (3) sumiso (1) swinger (1) tabú (1) tatuaje (1) testículos (1) tetas (7) tiesa (1) tranca (1) transverberación (1) travesti (1) uccello (1) vagina (3) vedettes (1) vengarse (2) verde (1) verga (1) vicio (1) violación (3) virgen (2) vomitar (1) yan-ken-po (1) zoofilia (1)

Descubre dónde se prohibe escribir / discover where it is forbidden to write