- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Claribel Alegría y Cintio Vitier en 3ª columna

d.b
MADRID. Los nombres no son baldíos. Los poemas no valen absolutamente nada si no llevan consigo –se hace público– la historia que esconde el a veces impresentable o maldito –aquí sinónimos– personaje que lo engendró. Por tanto, que vivan los seres creadores que dan luz a los versos vacíos y ocultos. Para ellos la gloria y para el lector la comida, como descarga de juegos para el teléfono móvil.



Avanzan por el camino de la victoria y se sientan en la mesa número cinco un extraño grupo de poetas. Vamos a centrarnos. Os presento de una tacada a siete nuevos compositores, entre ellos, a la primera mujer invitada. En primer lugar, al más grande de Galicia, Celso Emilio Ferreiro, con sus inolvidables libros «O Soño Sulagado» y «Longa Noite de Pedra», con sus respectivas traducciones al castellano. Seguidamente, está con nosotros el canonizado Pablo Neruda, Neftalí Reyes, Valparaíso, Chile. No puedo agregar nada distinto que el mundo no conozca del denominado: poeta de las mujeres. Decir solo que en esta boda viene ligero de equipaje con «Odas elementales» y «Veinte poemas de amor y una canción desesperada».


En tercer lugar, don César González-Ruano por mis lector@s conocido tras el reportaje que publiqué hace unos meses sobre su vida y obra. Entre sus libros de obligada lectura están «Aún», «Ángel en llamas», «Balada de Cherche-Midi» y otros poemas recopilados en «Poesía 1918-1963». Tras él, uno de los más grandes en el panorama poético mundial del momento. Me refiero al canadiense Leonard Cohen. Sólo he leído de él «Flores para Hitler» y es una preciosidad. Yo mismo me incluyo en estas recomendaciones y prometo de este modo leer más libros de este genio, ya sea para confirmar este calificativo, ya sea para que se me caiga un mito del pedestal. El mismo síntoma me produce Vicent Andrès Estellès que es el siguiente. La editorial Visor publicó bajo el tan repetido y horroroso título «Antología» sus mejores poemas, eso sí, en castellano. Pero como son tan poquitos –aquí la segunda promesa– buscaré otras publicaciones donde pueda de verdad profundizar sobre el escritor valenciano, porque, realmente y os lo aseguro, merece la pena.

Que la primera poetisa esté en el puesto o ránking 24 de la lista de boda para la poesía es indicio más que suficiente como para poder atestiguar que la historia poética que ha imperado en el siglo XX y principios del milenio ha sido y es –desgraciada y absolutamente– machista. Nacida en Nicaragua –ella se siente salvadoreña–, ole por Claribel Alegría y por sus poemas escritos entre 1953 y 1981 recogidos en «Suma y sigue». Cierra el séptimo de caballería el cubano Cintio Vitier. Entre sus obras destacan «Vísperas», «Testimonios», «Cuaderno así» o «Nupcias» como no podía faltar en este post, hablando de una boda...

Otto René Castillo y más en 2ª columna

d.b
MADRID. Queridos invitados no se arremolinen. Miren bien y encuentren la mesa que les ha correspondido –en ella aparecerá su nombre­­­– y el asiento donde deberán sentarse para empezar a degustar los versos, poemas y libros que este banquete os ofrece con motivo de una boda.



Después de haber presentado en la anterior columna las dos mesas presidenciales, pasamos a detallar los poetas en primera y segunda línea de playa. En la primera se hallan de nuevo cuatro poetas españoles acompañados de un guatemalteco. Así, podemos ver a José Ángel Valente con su antología «El Fulgor». Junto a él, Juan Larrea y su «Versión celeste». A continuación, José Manuel Caballero Bonald, futuro Premio Nobel de Literatura, con su obra poética completa «Somos el tiempo que nos queda». El cuarto invitado de la mesa es Fernando Beltrán con su libro recopilatorio de poemas sobre Madrid «El hombre de la calle». Por último, mención especial a Otto René Castillo, el poeta asesinado de Guatemala, del que no he leído ningún libro, salvo 25 poemas sueltos de Internet de «Vámonos patria a caminar» y que son una joya. Ruego, si alguien tiene algún libro en papel y hueso sobre él, que se ponga en contacto conmigo, porque ando en deseos de zanjar cuentas pendientes.



En segunda línea de playa, una nueva remesa de poetas por leer. Entre ellos, destaca un jovencísimo y prometedor Félix Chacón con su librillo de poesía «Intimátum». Frente a él, después de casi cien años en vida, don Rafael Alberti del Puerto de Santa María, cargado de libros como «El alba del alhelí», «A la pintura», «Retorno de lo vivo lejano», «Marinero en tierra», «Entre el clavel y la espada», «Cal y Canto», «La amante», etc. El desconocido escritor Jesús Antonio Rojas está también en esta respetable mesa de invitados con su inolvidable antología poética: «El anillo de Baudelaire». Dos poetas de Hispanoamérica completan el elenco. Son José Coronel Urtecho, nicaragüense, y Mario Benedetti, uruguayo. Del primero, apunten bien el título del libro donde recogió todos sus poemas «Pól la D´ananta Katánta Paránta Dedójmia T´élzon». Del segundo, archiconocido hasta la saciedad, mejor recomendar su «Inventario 1», que su «Inventario 2», allí donde se recopilan sus versos. Seguiremos informando de la boda.




Lista de Boda para la Poesía (1ª columna)

d.b

MADRID. La espera se ha terminado. En un principio, no creí conveniente publicarla (me refiero a la lista de poetas recomendables de ser tenidos en cuenta para ser devorados), pero me debo a vosotros, porque sois mis amig@s y porque me aguantáis leyéndome cada semana. No hay verdad absoluta ni argumentos suficientemente irrebatibles como para que los libros y poetas que os presente deban ser tomados como las tablas de Moisés y los diez mandamientos. Mi único criterio a tener en consideración (para que os fiéis de mí y justifique que algo sé del tema) es haber leído, y digo bien, millones de versos (la hipérbole la he dejado en el camino) de miles de libros de poesía alquilados (nunca he pagado por un poema) de un total de más de quinientos poetas repartidos entre este mundo y el olimpo de los dioses. Si me piden, por tanto, definir en una palabra lo que es la poesía, como ya se pueden figurar, simplemente he de decir que para mí es una droga de la que me estoy quitando. No es bueno leer poesía, os lo puedo asegurar, si no me creéis, en el archivo de este blog encontraréis las secuelas que me ha ido dejando.

En una primera justificación de esta lista de boda para la poesía, debo decir que clasifico a los poetas en dos bandos. Por un lado, los que escribieron su obra antes del siglo XX. Por otro lado, los que lo hicieron posteriormente. ¿Por qué? Walt Whitman y José Martí son los últimos poetas clásicos de este mundo y con el inicio del siglo comenzó la era moderna. Curiosamente, para mí, y aunque no los clasifique como tal por su cronología, ellos son los dos primeros poetas modernos, ya que han marcado el devenir poético y han sido fuente de inspiración de otros autores en las siguientes décadas. Desde entonces, algo que no es ni bueno ni malo, la poesía está dominada por Estados Unidos e Hispanoamérica.




Sin filosofías de más, paso pues a presentaros el primer póker de escritores modernos que todo el mundo debe haber leído. Que los cuatro sean españoles debiera ser anecdótico, pero aunque no profundice sobre ello no puedo cerrar los ojos ni desviar la mirada de la mítica frase de Ortega y Gasset: yo soy yo y mi circunstancia. Lo dejo ahí en el aire. Los cuatro a los que me refiero por orden alfabético de su nombre son: Blas de Otero, Federico García Lorca, José Hierro y Miguel Hernández. Del primero, su libro «Ancia» y «Pido la paz y la palabra». Del segundo, «Romancero gitano», «Poeta en Nueva York», «Sonetos del amor oscuro» y «Llanto por Ignacio Sánchez Mejías». Del tercero, «Cuanto sé de mí (antología)». Del cuarto, «El rayo que no cesa» y «El hombre acecha». En común, los cuatro escribieron sonetos inolvidables.

 
El segundo póker de ases que os quiero presentar en esta primera columna son también españoles, aunque uno de ellos ha nacido en Inglaterra. Por orden alfabético de su nombre: Carlos Edmundo de Ory, Gabriel Celaya, Miguel Labordeta y Roger Wolfe. Del primero, «Energeia (antología)». Del segundo, «Las cartas boca arriba», «Lo demás es silencio» y «Cantos iberos». Del tercero, «Metalírica (antología)». Del cuarto, «Los días perdidos en los transportes públicos» y «Arde Babilonia». Pero aún hay más cartas... 

Josefina y el polvo perfecto

d.b
MADRID. Vuelvo otra vez a tomar el rumbo de este barco abandonado. Perdón por no actualizarlo más a menudo. El motivo: una dama que me trae por estos lares y aquí os presento, si me permiten antes una pequeña clasificación simple y con errores. Hay dos tipos de poetas en la tierra: los gusanos y las plantas. Como la gran mayoría pertenezco a los primeros, sin constancia, sin talento y arrogantes. Al segundo grupo pertenece la diosa de la foto, artista todoterreno, con personalidad arrolladora y cuyas obras a todo el mundo fascinan. De Lima, Perú, nos llega la creatividad de Josefina, con estructura de huesos pesados y sobresalientes que todo museo gustaría exponer para su público. Charlar con ella de cine, de exposiciones, de fotografía, de literatura, de música o de diseño, entre otras disciplinas artísticas, es recibir una inyección de conocimiento en dosis cargadas de cariño. Quisiera decir que no me gusta echar flores porque sí y menos arrojar rosas a sus versos, para poderos transmitir a todos la objetividad que mis ojos ven en su ingenio e inteligencia.

Yan-ken-po o el diseño que enamora... Me refiero a los bolsos, collares, pendientes o escarpines (en la foto mis preferidos) que triunfan en Perú y en España, gracias a su creadora Josefina. En este enlace los pueden adquirir: http://www.yan-ken-po.blogspot.com/.
También se pueden poner en contacto conmigo. Envíos desde España e Hispanoamérica. Lejos de vender y de hacer promoción de los productos, lo que no puedo permitir es que el arte de una mujer se desperdicie entre las sombras.

A Josefina no le gusta ser indecisa, y aunque sólo le pasó una vez, este poema que os presento tiene una historia que os doy a conocer. Yo lo califiqué de «perfecto poema» cuando lo leí, y su autora me respondió que lo escribió tras tener el «polvo perfecto», sea o no lo normal, el texto nació de la inspiración, en palabras de ella, «después de follar». Los caminos del Señor y de los Versos son inescrutables, porque ya eres especial…




He conocido mi cuerpo...
por la necesidad de saberme yo
Me he vuelto a desnudar frente a un espejo
con ojos expectantes
y sin querer tomarlo en cuenta
llegan a intimidar hasta el nervio más profundo.
Me he vuelto a ver, y aún tengo ganas de conocerme
de respirarme un poco más de vida
de saber que mi sentido del tacto es lento,
pero no inservible.
Has vuelto a verme y aún no lo asimilo
mi redondez no me deja comprenderlo todavía
pues creo que he perdido todas mis batallas
desde hace 5 años,
preso el placer de quitarse las riendas
quedó el pudor con calidad de detenido,
la razón con prisión domiciliaria
y el deseo, condenado a cadena perpetua.

– Por Josefina Jiménez–


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas más leídas / Most read posts

Elige tu palabrostia de la RAE / Choose your RAE eroticword

abulia (1) acosador (1) acto sexual (1) adicta (1) affaire (1) after hour (1) agrio (1) ahogarse (1) alcohol (1) alquimista (1) amante (6) anarquía (1) anillos (2) ano (4) anorexia (1) apocalipsis (1) asesinado (6) asesino (2) babas (1) bala (1) bdsm (1) becaria (1) besos (8) boca (4) bondage (1) borderline (1) bragas (3) bragueta (1) brujas (1) buitre (1) butanero (1) cabrón (2) cadáver (2) cagar (7) calavera (5) calzones (1) cama (2) capullo (1) carne (1) caudillo (1) cazzo (1) celos (2) cerdos (1) chichi (1) chingar (1) chocho (1) Chueca (2) chumino (1) chupacabras (1) chupar (3) cigarro (1) cipote (2) clítoris (1) coca (1) cojones (8) colegiala (1) concha (1) condones (2) conejita (1) coño (11) coños (1) corrida (5) cuerpo (1) culo (13) daikiri (1) dedo (2) demonio (4) desamor (1) desear (1) desnuda (1) desnudarse (1) desnudo (6) desvirgar (3) dong (1) drogas (4) embarazada (2) embarazo (1) empalmar (1) engañar (1) erotismo (2) esclavitud (1) espantaruja (1) esqueleto (1) extasis (1) eyaculación (1) falo (1) fantasmas (1) felatio (1) feminidad (1) follamigo (1) follar (12) francés (1) friki (1) fuego (1) gatillazo (5) gay (1) gay-trinar (1) gemidos (1) gilipollas (2) ginecóloga (1) goma (1) gozo (5) herpes (1) hijo puta (3) himen (1) homosexual (1) hostia (6) huevos (3) jacuzzi (1) joder (3) kokichuelo (1) krispis (1) labios (1) lasciva (2) leathers (1) lecho (1) lefa (2) leopardo (1) lesbianas (1) levitar (2) loca (1) machos (1) mamón (1) mancillar (1) maricones (2) mariquita (2) masturbarse (3) mearse (3) meneársela (2) menstruación (1) mierda (3) minchia (1) misógino (1) mocos (1) morbo (1) nabo (1) nihilismo (1) nudismo (1) orgasmos (2) orgiástico (1) pandero (1) pantaruja (2) parida (3) pasión (2) pecado (5) pecho (2) pechos (6) pederastas (1) pedos (1) pelotas (1) pene (7) penetrar (1) perra (1) pezón (1) picante (1) piercing (1) pilila (1) pis (1) pisello (1) pito (2) placer (1) Playboy (1) podrida (1) polla (13) polvo (2) popper (1) porno (4) preservativos (2) prostituta (7) puta (20) rabo (5) ramera (2) roce (1) sado (2) salas X (2) sangre (3) semen (3) senos (1) sex shop (1) sexo (13) show (1) sida (1) silicona (1) sobaco (2) soplamocos (1) sostén (1) suicidio (3) sumiso (1) swinger (1) tabú (1) tatuaje (1) testículos (1) tetas (7) tiesa (1) tranca (1) transverberación (1) travesti (1) uccello (1) vagina (3) vedettes (1) vengarse (2) verde (1) verga (1) vicio (1) violación (3) virgen (2) vomitar (1) yan-ken-po (1) zoofilia (1)

Descubre dónde se prohibe escribir / discover where it is forbidden to write