- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Poemas de Lenin o de Jaime Campmany en un tercer asalto

d.b
MADRID. La comunicación no tiene fronteras. Nada cambia cuando se transmiten los verdaderos mensajes, pues ni siquiera el idioma debe ser una muralla utilizada como arma o instrumento de argumentación. No hay excusas. Todos nos posicionamos. La poesía en última instancia es un significado. El ritmo, la música, el timbre o la melodía son agregados y depende de determinadas situaciones para que sean imprescindibles, pero antes halla un para qué. Otras veces el uso o empleo que alguien dé a los versos es indiferente a la forma o estética de los mismos. La función de un poema escrito se define en la persona que lo lee. Desgraciadamente, si no hay palabras no existe la poesía. La objetividad ha muerto. La ideología envuelve a todos y a cada uno. Dos hombres muertos así lo hicieron:



Quinto poema de Vladimir Ilich Ulianov «Lenin» de Desde el Destierro


Salpicado con la sangre de las víctimas de la venganza,
Muertas de un pérfido golpe
sin razón ni piedad,
Víctimas conocidas y desconocidas.
En medio de vapores de alcohol, maldiciendo, mostrando el puño,
Con botellas de vodka en las manos, multitudes de granujas
Corren, como tropel de bestias,
Haciendo sonar las monedas de la traición,
Y bailan una danza de apaches.
Pero Yemelia, el pobre idiota,
A quien las bombas han vuelto más tonto y asustadizo, tiembla como un ratón,
Y en su vestón se pone con aplomo
La insignia de los Cien Negros.


Sexto poema de Vladimir Ilich Ulianov «Lenin» de Desde el Destierro


Con una oración ardiente, los servidores de Cristo
Regaban de agua bendita un bosque de horcas.
¡Hurra! ¡Viva nuestro Zar!
¡Con su nudo corredizo bien jabonado y mejor bendecido!
¡Viva el esbirro del Zar,
Con su látigo, su sable y su fusil!
¡Soldados, ahogad vuestros remordimientos
En un pequeño vaso de vodka!
¡Disparad, valientes, sobre los niños y sobre las mujeres!
Matad al mayor número posible de vuestros hermanos para divertir al padrecito.
¡Y si tu propio padre cae bajo tus balas,
Que se ahogue en su sangre, vertida por la mano de Caín!
¡Embrutecido por el vodka del Zar,
Mata a tu propia madre, sin piedad!
¿A qué temes tú?
No es a los japoneses, a quienes tienes adelante.
No temes sino a tus prójimos, a tus propios familiares,
Y ellos están del todo desarmados.
Una orden se te da, valet del Zar.
Sé como antes una bestia de carga, esclavo eterno.


Fragmento del «Romance de Filesa» de Jaime Campmany de su Segundo Libro de Romances

¡Oh holding de los sociatas,
oh, ramillete de empresas,
laberinto de negocios
y tráfico de influencias!
¡Oh, ciudad de los sociatas,
en las esquinas cerezas,
las peritas en almíbar
cuelgan de todas las rejas!
¡Son las casas de turrón
y de azúcar las iglesias,
el municipio de nata
y la cárcel de canela,
las torres de caramelo
y los tejados de fresa,
y Guillermo Galeote
venga de pasar la lengua!
Estaba tan encelado,
chupando con otros trepas,
que se pone muy nervioso
si ve que alguno se acerca
por si quisiera quitarle
el chupachups de frambuesa,
y dice que hay que empezar
a repartir las obleas.
En la pradera, las vacas
paciendo están verde yerba,
rumiando tranquilamente
y henchidas ambas dos tetas,
que son vacas, vacas, vacas,
vacas que vacas lecheras,
mientras con el rabo espantan
las moscas que les molestan.
Los sociatas tienen vacas
mas no vacas cualesquiera.
Si una se llama Rumasa,
otra se llama Malesa,
Time Export y Viajes Ceres
y otras muchas a docenas,
pero la más generosa,
la más dulce, la más tierna,
la vaca más divertida
que hay en toda la pradera
es esa vaca rosada
conocida por Filesa.
Esa vaca da una leche
que hasta en Suiza lo celebran,
y por eso los lecheros
se la llevan a Ginebra.
No hay que temer que estas vacas
caigan de algún modo enfermas,
pues están inmunizadas
contra cualquier emergencia,
y gozan de un buen seguro
contra el Tribunal de Cuentas.
Las finanzas del partido
de esas ubres se alimentan,
y ya saben los lectores
lo que estos chicos ingenian
cuando se trata de echar
monis a la faltriquera.
La vaca, vaquita, vaca,
a todos les alimenta
y han de alimentar la vaca
para que no se les muera.
Hay que aguzar el ingenio,
calentarse la mollera,
hacerse los sesos agua
y buscar una manera
de tener la vaca gorda
y bien henchidas las tetas,
que cien años de honradez
dejan delgado a cualquiera,
y ya se sabe que el hambre
aguza la inteligencia.
Se quedaron un buen rato
con la mano en la cabeza,
y al cabo de varias horas
se les encendió la idea
cual bombilla del tebeo
de los de antes de la guerra.
Cogieron un japonés
que pasaba por la Puerta
de Alcalá, la que cantaron
el Víctor y Ana Bolena,
y la que cubrió Mingote
con historias de acuarela,
y se fueron a Tokio
en un avión de Iberia.
Compraron preservativos
a pocos yenes la gruesa,
y luego los repartieron
por farmacias y apotecas.


¿Cuál de los dos poetas es mejor?

El duelo: Jaime Campmany VS Vladimir Ilich Ulianov «Lenin» (Segundo Asalto)

d.b
MADRID. Dicen que Lenin escribía en la cárcel sus escritos con leche para que no fueran visibles en los controles. Después sus camaradas para hacerlos visibles calentaban el papel. Por su parte, dicen que Campmany, el primer romance que recitó fue a un taquígrafo y por teléfono para que se lo publicasen en el Diario ABC. Acostumbrado a dictar crónicas, Campmany se vio sorprendido cuando, al terminar el romance, el taquígrafo aplaudió. Nadie lo diría, pero los poemas que os presento se llevan un siglo de distancia. Podéis votar por el mejor:



«Romance del soplamocos» de Jaime Campmany de su Segundo Libro de Romances:

Estaban los diputados
sentaditos en sus mesas,
tomando café caliente
mientras hojean la prensa.
Don Ignacio Salafranca,
que es señoría pepera,
sorbiendo está su café
sin saber lo que le espera.
Discutía poco ha
con Carmen Díez de Rivera,
diputada socialista
aunque de centrista cepa,
valida de don Adolfo
y ahora musa felipea,
hembra de temperamento
si no mujer de bandera.
Lo que el hombre debatía,
mejor no lo debatiera.
Eran quizá los controles
de las torres de Marsella,
que declararon de pronto
una inoportuna huelga,
y ambos eurodiputados,
Salafranca y la Rivera,
se enzarzaron en debate,
ojalá que no lo hicieran.
Entró de pronto en la sala
Carmen Díez de Rivera
con el paso decidido
y la mirada de fiera.
«Carmen, Carmen, Carmen, Carmen,
¿dónde vas tan altanera?»
«Voy a dar un soplamocos,
un bofetón, una oblea,
un sopapo en los carrillos
y una guantada en las muelas
a ese Ignacio Salafranca
que mandó aquí la derecha.»
Dicho y hecho. Doña Carmen
dos veces no se lo piensa,
se va al eurodiputado
y con la su mano abierta
le administra un soplamocos
que en Estrasburgo resuena.
En su tumba, Calomarde
por poco no se despierta
a decir que manos blancas
es lógico que no ofendan.
Que no ofendan es posible,
pero molestar, molestan.
La sala se queda muda
ante la torta batueca.
Esta forma de diálogo
en Europa no se lleva,
y todos los diputados
que hay sentados en las mesas,
se han llevado al mismo tiempo
las manos a la cabeza.
Si estos son los argumentos
que se gastan las iberas,
y si este jetazo histórico
lo ha propinado una hembra
así, tan poquita cosa,
y que es una mosca muerta,
esta rubia melindrosa
que se troncha y que se quiebra,
con cinturita de junco
y con palillos por piernas,
modosa y educadita
Carmen Díez de Rivera,
¿qué guantadas no darán
las mujeres de una pieza,
bien doña Carmen Romero,
bien doña Cristina Almeida,
bien doña Amparo Rubiales,
bien la Narbona, que es recia,
bien la Isabel Villalonga,
la sargenta madrileña,
o María Antonia Martínez
que es la que manda en mi tierra,
mujeres de rompe y rasga,
enteras y verdaderas?
Y ya no quiero pensar
qué raza zapatiesta
se podría organizar
con la catalana aquella,
llamada Ana Batbelló,
cuando decía, muy seria,
que no le tocaran eso
que el príncipe de Inglaterra
cual joyas de la Corona
desde una ventana enseña
y que a reyes y a plebeyos
de la entrepierna le cuelga.




Tercer poema de Vladimir Ilich Ulianov «Lenin» de Desde el Destierro:




Viene el otoño gris y pútrido,
Lagrimeante de lluvia, sepultado de barro negro.
Y para los hombre la vida se hizo detestable y opaca,
Vida y muerte les fueron igualmente insoportables,
Les rondaron sin tregua la cólera y la angustia.
Fríos y vacíos y oscuros sus corazones como sus hogares.
Y de pronto, ¡la primavera! Primavera en pleno otoño putrefacto,
La Primavera Roja descendió sobre nosotros, bella y luminosa,
Como un presente de los cielos al país triste y miserable,
Como una mensajera de la vida.



Cuarto poema de Vladimir Ilich Ulianov «Lenin» de Desde el Destierro:


Bebían la sangre cálida y pura
Cuando los amigos inocentes de la libertad,
Agotados por penosas caminatas,
Fueron cogidos de sorpresa, soñolientos y desarmados.
Se esfumaron los días de luz,
Los reemplazó una serie interminable y maldita de días negros.
La luz de la libertad y el sol se extinguieron.
Una mirada de serpiente acecha en las tinieblas.
Los asesinatos crapulosos, los pogroms el lodo de las denuncias,
Son proclamados actos de patriotismo,
Y el rebaño negro se regocija
Con un cinismo sin freno.




¿Cuál de los dos poetas es mejor?


El duelo: Vladimir Ilich Ulianov «Lenin» VS Jaime Campmany (Primer Asalto)

d.b
MADRID. El talento no tiene partido político. Ni mucho menos la poesía, o quizás sí... ¿Qué pensáis? Quizás salgamos de dudas con esta nueva sección, donde vosotros debéis ser los verdugos, yo sólo os presento (para que vosotros elijáis) a dos poetas bien distintos. Políticamente, a la izquierda, el contendiente Vladimir Ilich Ulianov «Lenin», por todos conocidos, que aunque parezca mentira escribió versos, recopilados en el libro «Desde el Destierro»; a la derecha (también políticamente hablando), el púgil Jaime Campmany, mundialmente desconocido, pero que en España cosechó gran éxito como articulista y hasta hace poco cantaba sus romances por la radio. Aquí os dejo sin ningún comentario mío los poemas de los dos autores que podéis juzgar votando en la encuesta. Al mejor de tres asaltos:


Primer poema de Vladimir Ilich Ulianov «Lenin» de Desde el Destierro:

Borrascoso año aquél. Los huracanes sobrevolaban
El país entero. Se desataban los nubarrones,
Sobre nosotros se precipitaba la tempestad, y el granizo y el trueno.
Heridas
Se abrían en los campos y en las aldeas bajo los golpes del azote terrestre
Estallaban los rayos, los relámpagos redoblaban violencia.
El calor quemaba sin piedad, los pechos estaban oprimidos
Y el reflejo de los incendios alumbraba
Las tinieblas mudas de las noches sin estrellas
Trastornados los elementos y los hombres,
Los corazones oprimidos por una inquietud oscura,
Jadeaban los pechos en la angustia,
Resecas las bocas se cerraban.

Segundo poema de Vladimir Ilich Ulianov «Lenin» de Desde el Destierro:

Mártires por millares han muerto en las tempestades sangrientas.
Pero no en vano han sufrido ellos lo que han sufrido y la corona de espinas.
En el reino de la mentira y de las tinieblas, por entre esclavos hipócritas,
Ellos han pasado como las antorchas del porvenir.
Con trazo de fuego, con un trazo indeleble,
Ellos han grabado ante nosotros la vía del martirio,
Y en la carta de la vida han estampado el sello del oprobio
Sobre el yugo de la esclavitud y la vergüenza de las cadenas.
El frío arrecia. Las hojas se marchitan y caen
Y cogidas por el viento se arremolinan en una danza macabra.


Fragmento del «Romance de la gomita» de Jaime Campmany de su Segundo Libro de Romances:

Celtiberia está pendiente
del asunto de la goma,
pues se ha empeñado el Gobierno
en que toda perinola,
pirenaica, penibética,
celta o carpetovetónica,
lo mismo peninsular
que canaria o de Mallorca,
de pollito tomatero
o de pollastre carroza,
no pueda salir de caza
sin calzarse la capota.
Pililas de las Españas,
celtibéricas morrongas,
badajos de las Batuecas,
hispánicas zanahorias,
donciruelos, mingas, pitos,
pichulinas y mazorcas,
todas deben enfundarse
la gabardina de goma,
sin distinción de tamaños,
embravecidas o pochas,
tímidas o temerarias,
montaraces o bitongas,
igual flautas de Bartolo
que cipotes de Archidona.
En esta noble campaña
con que el Gobierno nos honra,
nos instruye y adoctrina,
nos educa y asesora
para que todo batueco
que se meta en una alcoba
tenga ya listo y a punto
el instrumento de moda,
doña Matilde Fernández
es la que toca la trompa,
y a todos los ciudadanos
a la batalla convoca.
¡Españolas y españoles,
españoles y españolas,
que aquí también monta tanto
el montado y el que monta,
ya habréis oído el aviso:
«¡Al preservativo tocan!»
«Póntelo», les dice a todos.
«Pónselo», les dice a todas.
«Póntelo», va repitiendo
la ministra a todas horas.
«Pónselo», dice de nuevo,
«pónselo por si las moscas».
Y cuando empieza el Consejo
los viernes en la Moncloa,
«Póntelo», dice a Narciso,
«Pónselo», le dice a Rosa,
porque de todo el gobierno
son la más sensible flora.
Y después doña Matilde,
como es mujer extremosa,
se dispone a comprobar
si todos llevan la goma
enfundándoles la pluma
con la que firman las normas,
la subida del catastro,
la retención de la nómina,
y el impuesto de la renta
de las físicas personas.
Porque no solo se chinga
en lo oscuro de la alcoba,
sino que se chinga igual
en cualquier lugar y hora,
firmando leyes, decretos,
órdenes recaudatorias,
y en eso son campeones
los ministros que hay ahora,
y a pesar de la campaña
que el Gobierno desarrolla
para que usemos condón,
ningún impuesto condonan,
y con tributos nos giban,
nos jeringan, nos joroban,
y con la vara nos miden,
y con el jopo nos jopan.
¿Cuál de los dos poetas es mejor?

A todas las que tienen las tetas de silicona

d.b
MADRID. La garra con paciencia y el orgullo de silicona, de barro las quiere Dios. Tras su paso se hace el silencio. Como si nada, babean por su presencia, de los ojos qué me dices, si escupen y largan tras su sonrisa, los machos, desdichas que les rebajan. Abierta está de oreja a oreja la puerta que se dibuja para el dinosaurio de los Picapiedra. ¡No grites! Hacia el puente de civilizaciones: el tangón, el canal y la bandera. Acento acaramelado, tono rebajadito, que miente pero que agrada, tan tonto como el azar. Un piropo en dos palabras: ¡Mucha suerte!



Dedicado con cariño a Wilma González, conejita de Playboy, que se pasó por La polla en verso. En ningún momento se le preguntó por su gran parecido con Deborah Harry (Blondie) ni por sus lolas, ¿naturales o de silicona? ¿Vosotr@s qué pensáis? ¿Cómo las prefieren los hombres? ¿Y las mujeres? Deja tu comentario...

Marianne - ¡Un poema, una rosa! -

d.b

MADRID. Para presentar este poema debo de ser muy sincero. No fue por ser pelota ni por ser agradecido con el envío, puesto que educado soy tan solo a ratos, pero reconozco que a Marianne, la autora de este poema, al leerlo le escribí lo siguiente: «no es un cumplido si te digo que hace mucho tiempo que un poema no me embelesaba tanto y lo leía y releía unas cuantas veces como me ha sucedido con "El poema del ausente". Muy bueno de verdad. Te lo dice uno que -en mi modestia que no fomento todo lo que debiera- ha leído la obra completa de más de 500 poetas y llevo a mis espaldas unos poquitos millones de versos, y no sabes cómo tengo la chepa». Lo que me ha transmitido este poema es cotidianeidad, la misma intrascendente que cansa cuando la compartes, la misma que te devora y te abre los ojos cuando estás sol@. Para mí no es una información innecesaria saber que la autora del mismo tiene 21 años, que escribe poesía desde que recuerda o que se decanta últimamente por el verso libre. ¡Alabado sea el ritmo!




Lejos de ser autobiográfico, Marianne me cuenta, que éste es uno de los poemas que ha escrito a través de la técnica de plantearse una historia para transmitir el estado emocional correspondiente. «Muchas veces -y supongo que esto se debe a la condición de escritor- canalizo un estado emocional que posiblemente no corresponda con mi situación real: en este caso, el de una persona que ha terminado una relación de pareja, y que siente, en cada cosa, en cada objeto y lugar, la ausencia de esta persona, que de algún modo es su propia ausencia, su propio apartarse del mundo», dice la autora. Quiero agregar que la vida y el amor no se halla en nosotros mismos, sino en los otros (teoría simple), que Narciso murió hace tiempo y la cultura de la imagen que hoy reina en la sociedad es un espejo que se rompe todos los días por aquell@s que no piensan en ellos, sino que actúan y se dedican a los demás. Gracias Marianne por ser tú misma, gracias por hacernos disfrutar:


*Poema del ausente*

Escribo este silencio para decirte
que acá hace frío
que me compré un libro de Rimbaud y un abrigo
y el primero calienta más que el segundo
que desayuné tostadas.
No es broma.
Escribo este silencio para decirte
que tu ausencia y la mía no caben en el cuarto
que no hay a quién contarle lo que pasó en el metro
o leerle este intento de poema.
Al salir a la calle acabará el silencio
aunque para mí no acabe
y cerrándolo con el punto y aparte de una sonrisa falsa
tendré que echarlo intacto al buzón
de mi
nostalgia.

– Por Marianne Díaz

Ana Manzana - ¡Un poema, una rosa! -


d.b
MADRID. No podía ser de otra manera, para desvirgar esta nueva sección hecha por vosotros, que con un poema que deje un buen sabor de boca, con solera, con un toque de ese humor picante que desmitifique la poesía y seduzca por su descaro, por su autenticidad, por dejar a un lado la pedantería y apostar por las sensaciones, por lo que te transmita, por todo lo que a veces no se dice, pero sí se piensa. Gracias, pues, Ana Manzana.



Alabadas sean las bromas y los versos que valen para burlarse de esta puta vida con perdón a ratos. Como dice la autora de este poema: «siempre he vivido la escritura como algo muy interior, a veces lo único que me daba ánimo para seguir cada día con las mierdas que me toca comerme»:




El crimen perfecto
Para mí sería,
Si me lo permite,
Follar con el butanero.
En la cocina,
Mis bragas
Y su uniforme
Entre migas de pan. Y morir los dos
En el instante
Anterior al éxtasis
Por inhalación de gas.

– Por Ana Muñoz (Ana Manzana) –
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas más leídas / Most read posts

Elige tu palabrostia de la RAE / Choose your RAE eroticword

abulia (1) acosador (1) acto sexual (1) adicta (1) affaire (1) after hour (1) agrio (1) ahogarse (1) alcohol (1) alquimista (1) amante (6) anarquía (1) anillos (2) ano (4) anorexia (1) apocalipsis (1) asesinado (6) asesino (2) babas (1) bala (1) bdsm (1) becaria (1) besos (8) boca (4) bondage (1) borderline (1) bragas (3) bragueta (1) brujas (1) buitre (1) butanero (1) cabrón (2) cadáver (2) cagar (7) calavera (5) calzones (1) cama (2) capullo (1) carne (1) caudillo (1) cazzo (1) celos (2) cerdos (1) chichi (1) chingar (1) chocho (1) Chueca (2) chumino (1) chupacabras (1) chupar (3) cigarro (1) cipote (2) clítoris (1) coca (1) cojones (8) colegiala (1) concha (1) condones (2) conejita (1) coño (11) coños (1) corrida (5) cuerpo (1) culo (13) daikiri (1) dedo (2) demonio (4) desamor (1) desear (1) desnuda (1) desnudarse (1) desnudo (6) desvirgar (3) dong (1) drogas (4) embarazada (2) embarazo (1) empalmar (1) engañar (1) erotismo (2) esclavitud (1) espantaruja (1) esqueleto (1) extasis (1) eyaculación (1) falo (1) fantasmas (1) felatio (1) feminidad (1) follamigo (1) follar (12) francés (1) friki (1) fuego (1) gatillazo (5) gay (1) gay-trinar (1) gemidos (1) gilipollas (2) ginecóloga (1) goma (1) gozo (5) herpes (1) hijo puta (3) himen (1) homosexual (1) hostia (6) huevos (3) jacuzzi (1) joder (3) kokichuelo (1) krispis (1) labios (1) lasciva (2) leathers (1) lecho (1) lefa (2) leopardo (1) lesbianas (1) levitar (2) loca (1) machos (1) mamón (1) mancillar (1) maricones (2) mariquita (2) masturbarse (3) mearse (3) meneársela (2) menstruación (1) mierda (3) minchia (1) misógino (1) mocos (1) morbo (1) nabo (1) nihilismo (1) nudismo (1) orgasmos (2) orgiástico (1) pandero (1) pantaruja (2) parida (3) pasión (2) pecado (5) pecho (2) pechos (6) pederastas (1) pedos (1) pelotas (1) pene (7) penetrar (1) perra (1) pezón (1) picante (1) piercing (1) pilila (1) pis (1) pisello (1) pito (2) placer (1) Playboy (1) podrida (1) polla (13) polvo (2) popper (1) porno (4) preservativos (2) prostituta (7) puta (20) rabo (5) ramera (2) roce (1) sado (2) salas X (2) sangre (3) semen (3) senos (1) sex shop (1) sexo (13) show (1) sida (1) silicona (1) sobaco (2) soplamocos (1) sostén (1) suicidio (3) sumiso (1) swinger (1) tabú (1) tatuaje (1) testículos (1) tetas (7) tiesa (1) tranca (1) transverberación (1) travesti (1) uccello (1) vagina (3) vedettes (1) vengarse (2) verde (1) verga (1) vicio (1) violación (3) virgen (2) vomitar (1) yan-ken-po (1) zoofilia (1)

Descubre dónde se prohibe escribir / discover where it is forbidden to write