- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

«Su pene largo y ancho protege la vida de París» (Cap. VII)

Mataron al poeta César González-Ruano (Cap. VII)

d.b
MADRID. A su vuelta a España, sus siguientes cuatro años no son vividos, sino «bebidos» como diría Ruano a la pregunta de un periodista, y como confirma Ignacio Agustí: «enfrascado hasta las cuatro de la madrugada en diálogos estériles, lúbricos o alocados, mojados en litros de alcohol, con jóvenes poetas, barbotando frases ininteligibles». Por aquel entonces termina su Antología de poetas españoles contemporáneos, en las que reúne a más de 250 poetas en un abigarrado volumen de más de 900 páginas. Lejos de un estricto criterio selectivo, la amplitud de Ruano es generosa, e incluye un número considerable de poetas menores y mediocres, sin excluir a los mejores, quizás como muestra de lo que sí estaban haciendo con él injustamente otros críticos literarios. Él la concibió como un «Arca de Noé» para rescatar del diluvio del olvido «a tanto raro y olvidado» como abunda en la historia de nuestras letras. Entre otros, muy acertadamente a Rafael Lasso de la Vega, al canario Alonso Quesada, o al pintor Ramón Gaya, tres poetas a tener muy en cuenta.

En 1944, aislado en Sitges, cuida como no había hecho hasta entonces sus lazos y relaciones con los círculos poéticos. Pero la bofetada que recibe es definitiva tras la aparición de tres libros suyos de poesía que no aumentaron ni un ápice su reputación como poeta. Ruano, resentido en su propia estima, dolido en su orgullo, con una amargura mal disimulada, es incapaz de remontar el revés y se autoconvence de que no hay término medio, «si no se es un gran poeta, no se es poeta». De hecho, el golpe que le han asestado es tan traumático, que durante veinte años, hasta su muerte en 1965, no vuelve a publicar un solo verso. Regresa a Madrid resignado a seguir ejerciendo el oficio de «saber escribir» para continuar cultivando su éxito social como columnista. A continuación, se muestran dos poemas de esta última etapa floreciente, donde el alcohol y la pena van de la mano, junto con la aparición del sexo, en una atmósfera evasiva de lo desdeñablemente establecido y políticamente correcto que se adueña en el delirio de su poesía:


“Sueño noveno” 1945

Pasa bien este vino de un rubio de ingle tierna.
Lo bebemos encima de un ataúd.
Yo digo:
«¿Hasta cuando es preciso hacer literatura?»
Nadie sabe qué es eso.
Todos beben
y por el cristal del ataúd contemplo
un pájaro con cara conocida.
Es mi primera novia que me llama
maricón y borracho todavía.


“Don Juan” 1948

El español sale de las 7 1/2 de la tarde
con el mediodía en la corbata. Vagos
azahares andaluces protestan al asfalto
de París. Son las ocho menos cuarto.
El español busca algo digno de su sexo
quizá su propio sexo sin saberlo
en cualquier otro sexo.
Se toca el pantalón por las esquinas
que se dan el codo cuando pasa.
Quiere poner los cuernos al Presidente de la República
aunque solo sean las ocho menos cinco.

Hay que reconocer que es hermoso un hombre así
tocándose la entrepierna ansioso y a la vez despectivo
y negándose a conceder una palabra en francés.
Su pene largo y ancho, cartaginés, severo,
protege la vida de París.
El asfalto se ablanda a su paso
Junio humano y sol sin caderas.
El aire, este aire denso, urbano
suspira al notario pasar.
Los urinarios le llaman inútilmente.
¡Menudo hombre para dejarse convencer!

Los dioses le conocen por la forma del pelo,
por el movimiento de sus manos morenas
por la graciosa manera de escupir.
Hay que reconocer que es impresionante
un español así.
Convida a las mujeres de l´Etoile
el español. Él quisiera, aunque muy vagamente
acostarse con ellas. Después
vomita y se marea. Es mucho hombre
para que haga las cosas así como así.
Lo acuestan a las cinco treinta y cuatro, hora alemana
y en realidad, hermoso como un dios desenterrado
peludo y desnudado
en la cama de un hotel de París
no hay modo de negar que con su pene
entre las flacas piernas indecisas
es tremendo un español así,
solo, digno, dormido
a las once y cuarenta de un hotel.

5 huevos bien puestos:

Anónimo dijo...

En vez de Don Juan el poema yo lo titularía como tener un buen dia en Paris...

Anónimo dijo...

El español busca algo digno de su sexo... de su tamaño, no? Qué grande ese verso!
Francis.

Anónimo dijo...

Genial brief and this mail helped me alot in my college assignement. Say thank you you on your information.

Scila dijo...

No tenía ni pajolera idea de que estos poemas escabrosos fuesen de César G. Ruano, no concuerdan ni con la época, ni con su adscripcción a los diarios como ABC, cuya columna diaria leí todavía en pantalón corto.

doramas de luis dijo...

Muy palpable la calidad literaria de los versos de González Ruano.

Y se agradece.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas más leídas / Most read posts

Elige tu palabrostia de la RAE / Choose your RAE eroticword

abulia (1) acosador (1) acto sexual (1) adicta (1) affaire (1) after hour (1) agrio (1) ahogarse (1) alcohol (1) alquimista (1) amante (6) anarquía (1) anillos (2) ano (4) anorexia (1) apocalipsis (1) asesinado (6) asesino (2) babas (1) bala (1) bdsm (1) becaria (1) besos (8) boca (4) bondage (1) borderline (1) bragas (3) bragueta (1) brujas (1) buitre (1) butanero (1) cabrón (2) cadáver (2) cagar (7) calavera (5) calzones (1) cama (2) capullo (1) carne (1) caudillo (1) cazzo (1) celos (2) cerdos (1) chichi (1) chingar (1) chocho (1) Chueca (2) chumino (1) chupacabras (1) chupar (3) cigarro (1) cipote (2) clítoris (1) coca (1) cojones (8) colegiala (1) concha (1) condones (2) conejita (1) coño (11) coños (1) corrida (5) cuerpo (1) culo (13) daikiri (1) dedo (2) demonio (4) desamor (1) desear (1) desnuda (1) desnudarse (1) desnudo (6) desvirgar (3) dong (1) drogas (4) embarazada (2) embarazo (1) empalmar (1) engañar (1) erotismo (2) esclavitud (1) espantaruja (1) esqueleto (1) extasis (1) eyaculación (1) falo (1) fantasmas (1) felatio (1) feminidad (1) follamigo (1) follar (12) francés (1) friki (1) fuego (1) gatillazo (5) gay (1) gay-trinar (1) gemidos (1) gilipollas (2) ginecóloga (1) goma (1) gozo (5) herpes (1) hijo puta (3) himen (1) homosexual (1) hostia (6) huevos (3) jacuzzi (1) joder (3) kokichuelo (1) krispis (1) labios (1) lasciva (2) leathers (1) lecho (1) lefa (2) leopardo (1) lesbianas (1) levitar (2) loca (1) machos (1) mamón (1) mancillar (1) maricones (2) mariquita (2) masturbarse (3) mearse (3) meneársela (2) menstruación (1) mierda (3) minchia (1) misógino (1) mocos (1) morbo (1) nabo (1) nihilismo (1) nudismo (1) orgasmos (2) orgiástico (1) pandero (1) pantaruja (2) parida (3) pasión (2) pecado (5) pecho (2) pechos (6) pederastas (1) pedos (1) pelotas (1) pene (7) penetrar (1) perra (1) pezón (1) picante (1) piercing (1) pilila (1) pis (1) pisello (1) pito (2) placer (1) Playboy (1) podrida (1) polla (13) polvo (2) popper (1) porno (4) preservativos (2) prostituta (7) puta (20) rabo (5) ramera (2) roce (1) sado (2) salas X (2) sangre (3) semen (3) senos (1) sex shop (1) sexo (13) show (1) sida (1) silicona (1) sobaco (2) soplamocos (1) sostén (1) suicidio (3) sumiso (1) swinger (1) tabú (1) tatuaje (1) testículos (1) tetas (7) tiesa (1) tranca (1) transverberación (1) travesti (1) uccello (1) vagina (3) vedettes (1) vengarse (2) verde (1) verga (1) vicio (1) violación (3) virgen (2) vomitar (1) yan-ken-po (1) zoofilia (1)

Descubre dónde se prohibe escribir / discover where it is forbidden to write