- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Entrevista con Manuel Alcántara (1ª Parte)

«Mi poesía está traspasada por una comprensión melancólica del mundo»

Con casi 80 años y más de 17.000 artículos a sus espaldas, escribe incansable cada día -incluidos los fines de semana- su columna para los diarios del Grupo Vocento. El pasado 22 de marzo fue reconocido por la Asociación de la Prensa de Madrid como nuevo «Socio de Mérito».

d.b
MADRID. Mientras prepara un nuevo poemario, Manuel Alcántara me recibe, entre libros y cuadros llenos de historia, en su acogedora casa de Madrid, donde se halla pasando unos días antes de regresar a su Málaga natal, a su hogar del Rincón de la Victoria. Su «ruidosa» máquina de escribir, como él dice, y el «milagroso» fax, gracias al cual envía su artículo al periódico, acompañan al escritor, que parece dispuesto a revelarnos el secreto de su infatigable vitalidad.
De nuevo por Madrid...
Cincuenta años seguidos he estado viviendo en Madrid y la amo de veras. Mi vida hubiera sido distinta de no haberse desarrollado aquí. Ahora vivo más tiempo en Málaga. Me gusta mucho el mar. Oigo desde mi cuarto el Mediterráneo, que es una mar femenina, y me produce un estado de hipnosis. Puedo estar muchas horas mirando el mar, pero yo tengo medio corazón madrileño. Es curioso, me lee mucha gente de Madrid por Internet y también por una agencia que distribuye mis artículos. Me llamó hace poco un amigo de la milicia universitaria que le perdí la pista hace cuarenta años y me contó que me leía desde Canarias.
No le he felicitado por el galardón que le ha concedido la Asociación de la Prensa de Madrid.
Me he enterado aquí en Madrid. Además con Victoriano Crémer, una vieja amistad, sobre el que he escrito recientemente, cuando cumplió la excesiva edad de 100 años y que conozco de toda la vida. Fue un homenaje íntimo en compañía de amigos como José Luis Garci o Enrique de Aguinaga, donde intervinieron además los periodistas malagueños Teodoro León Gross, que me comparó con Larra, y Luis Prados de la Plaza, quien habló de las dos grandes ciudades de mi vida en su discurso «Manolo Málaga y Manolo Madrid». El último premio que recibí fue uno que se llama El Torreón, donde vivía Ramón Gómez de la Serna. Me lo concedió un jurado presidido por Saramago. Un premio que no hay que presentarse como este. Por eso lo agradezco mucho y me sorprende. Yo creo que estos premios me lo dan ya por «viejo» (risas).
¿Tiene quizás el premio menos valor para usted?
No, ni mucho menos. La gratitud es de las pocas virtudes que tengo, y siento un agradecimiento profundo. Pero lo que ocurre es que después de tantos años yo creo que me he convertido en el decano de los columnistas. El año pasado ha muerto Cándido y mi Jaime Campmany, que era mi hermano y me llevaba a todas las publicaciones. Éramos muy amigos, porque había trabajado con él siempre. Y encima, Paco Umbral no está quizás en su mejor momento de salud. Sobreponerse es lo más importante. Los años pasan y hay que hacer hueco a otros. Pero yo estoy dispuesto a resistir todavía.
¿De dónde saca tanta vitalidad?
Yo pertenezco a una generación que ha intentado apurar la vida siempre. Todos mis compañeros han sido bebedores, no sé por qué, pero son corrientes de época. El tiempo es otra materia prima y nosotros estamos hechos de tiempo. Cuando uno se muere ya no tiene tiempo para nada. Lo dijo insuperablemente Borges: «el tiempo es un tigre que me devora, pero yo soy ese tigre». A este mundo se viene a vivir, eso es lo más importante. No me gusta la gente permanentemente disgustada.
¿Pero hay siempre cierto amargor en su poesía?
Es una visión personal, pero transferible. Yo no creo en la poesía festiva o satírica, que te puede divertir. La poesía está traspasada por una comprensión melancólica del mundo.
Como cuando escribió los versos: «lo demás es dar vueltas a la noria / tenerse que morir eso es lo grave».
Eso lo has notado, poco tiene que ver mi prosa con mi poesía. En un artículo se puede emplear la ironía que sirve para todo, pero no para poesía. La poesía es algo más grave, es una visión traslúcida. La poesía debe aspirar a que no haya palabras baldías. A mí la poesía demasiado discursiva o narrativa no me gusta sin negarle la gran categoría que pueda tener. Mucha gente defiende que este poeta o el otro expresan muchas cosas, pero más cosas dice Hegel o Schopenhauer. Yo prefiero más el verso que condense fuerza, que sea memorable. Fíjate la precisión de la palabra en Borges, no sobra nada. Varios sonetos suyos, si se hiciera una antología del soneto muy estricta, deberían figurar. Cuando escribe: «Bruscamente la tarde se ha aclarado / porque ya cae la lluvia minuciosa. / Cae o cayó. La lluvia es una cosa, / que sin duda sucede en el pasado».

1 huevos bien puestos:

Alberto Lardiés dijo...

Qué grande Manuel Alcántara,con esas citas a Borges y esa forma de ver el mundo... Por cierto, David, ¿qué opinas tú de esa poesía tan narrativa que Alcántara repudia?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas más leídas / Most read posts

Elige tu palabrostia de la RAE / Choose your RAE eroticword

abulia (1) acosador (1) acto sexual (1) adicta (1) affaire (1) after hour (1) agrio (1) ahogarse (1) alcohol (1) alquimista (1) amante (6) anarquía (1) anillos (2) ano (4) anorexia (1) apocalipsis (1) asesinado (6) asesino (2) babas (1) bala (1) bdsm (1) becaria (1) besos (8) boca (4) bondage (1) borderline (1) bragas (3) bragueta (1) brujas (1) buitre (1) butanero (1) cabrón (2) cadáver (2) cagar (7) calavera (5) calzones (1) cama (2) capullo (1) carne (1) caudillo (1) cazzo (1) celos (2) cerdos (1) chichi (1) chingar (1) chocho (1) Chueca (2) chumino (1) chupacabras (1) chupar (3) cigarro (1) cipote (2) clítoris (1) coca (1) cojones (8) colegiala (1) concha (1) condones (2) conejita (1) coño (11) coños (1) corrida (5) cuerpo (1) culo (13) daikiri (1) dedo (2) demonio (4) desamor (1) desear (1) desnuda (1) desnudarse (1) desnudo (6) desvirgar (3) dong (1) drogas (4) embarazada (2) embarazo (1) empalmar (1) engañar (1) erotismo (2) esclavitud (1) espantaruja (1) esqueleto (1) extasis (1) eyaculación (1) falo (1) fantasmas (1) felatio (1) feminidad (1) follamigo (1) follar (12) francés (1) friki (1) fuego (1) gatillazo (5) gay (1) gay-trinar (1) gemidos (1) gilipollas (2) ginecóloga (1) goma (1) gozo (5) herpes (1) hijo puta (3) himen (1) homosexual (1) hostia (6) huevos (3) jacuzzi (1) joder (3) kokichuelo (1) krispis (1) labios (1) lasciva (2) leathers (1) lecho (1) lefa (2) leopardo (1) lesbianas (1) levitar (2) loca (1) machos (1) mamón (1) mancillar (1) maricones (2) mariquita (2) masturbarse (3) mearse (3) meneársela (2) menstruación (1) mierda (3) minchia (1) misógino (1) mocos (1) morbo (1) nabo (1) nihilismo (1) nudismo (1) orgasmos (2) orgiástico (1) pandero (1) pantaruja (2) parida (3) pasión (2) pecado (5) pecho (2) pechos (6) pederastas (1) pedos (1) pelotas (1) pene (7) penetrar (1) perra (1) pezón (1) picante (1) piercing (1) pilila (1) pis (1) pisello (1) pito (2) placer (1) Playboy (1) podrida (1) polla (13) polvo (2) popper (1) porno (4) preservativos (2) prostituta (7) puta (20) rabo (5) ramera (2) roce (1) sado (2) salas X (2) sangre (3) semen (3) senos (1) sex shop (1) sexo (13) show (1) sida (1) silicona (1) sobaco (2) soplamocos (1) sostén (1) suicidio (3) sumiso (1) swinger (1) tabú (1) tatuaje (1) testículos (1) tetas (7) tiesa (1) tranca (1) transverberación (1) travesti (1) uccello (1) vagina (3) vedettes (1) vengarse (2) verde (1) verga (1) vicio (1) violación (3) virgen (2) vomitar (1) yan-ken-po (1) zoofilia (1)

Descubre dónde se prohibe escribir / discover where it is forbidden to write